Las normas españolas para la asistencia directa a las empresas están muchos meses por detrás de las de Alemania, Francia e Italia.

Las normas españolas para la asistencia directa a las empresas están muchos meses por detrás de las de Alemania, Francia e Italia.

Funkos | Con la crisis prolongada y las posteriores etapas de apertura de la economía, la situación financiera de muchas empresas y pequeñas empresas se está deteriorando y amenaza la supervivencia de una sección del sector manufacturero. Existe la posibilidad de quiebras masivas y un aumento de la morosidad, lo que significa financiar empresas y la economía en su conjunto. Por tanto, los gobiernos europeos optan por implementar ayudas directas y medidas de refinanciación.

El propósito de esta nota es describir los esfuerzos recientes basados ​​en la ayuda directa de los gobiernos de Alemania, España, Francia e Italia.

Criterios para brindar asistencia

En algunos países, como Alemania y Francia, la ayuda comenzó a mediados de la segunda ola del otoño. Pero el esquema se restringió a empresas que enfrentan acciones administrativas. Sin embargo, desde principios de año, se ha brindado asistencia a todos los departamentos. España e Italia han seguido su ejemplo, pero con una diferencia importante: la asistencia en Italia se ha extendido a toda la economía, como en Alemania y Francia, a los sectores más afectados en España (comercio, hostelería y restauración, ocio, etc.).

Por otro lado, la prestación de asistencia depende de los límites establecidos por el porcentaje de ingresos perdidos por la crisis. En Alemania, España e Italia, solo las empresas que han perdido al menos el 30% en comparación con 2019 pueden solicitar ayuda. En Francia, los criterios son muy flexibles, especialmente en los sectores más afectados por la crisis, que permiten el intercambio desde el primer euro perdido.

Parece que la necesidad de confiabilidad no importa en todos los países porque no es fácil establecer criterios objetivos sin mucha demora en la asignación de recursos. Los gobiernos se preocupan principalmente por controlar la erosión de los tejidos manufacturados, lo que significa mantener algunos negocios viables. En el caso de España, los términos solo eximen a aquellas empresas que ya habían sufrido pérdidas antes de la crisis. En Alemania, Lander lleva a cabo la evaluación del nivel de fiabilidad.

READ  La erupción de la variación más peligrosa en la estación de esquí más popular de Canadá subraya el hecho de que los deportes de invierno y el vaquero no se mezclan

La cantidad de asistencia

De los cuatro probados, el sistema alemán es el más generoso, especialmente en lo que respecta al límite máximo de asistencia que se puede proporcionar (hasta 1,5 1,5 millones). Sin embargo, solo se tienen en cuenta los costos fijos para calcular los beneficios; a diferencia de los otros tres países, se basan en la pérdida total de ingresos.

El nivel de ayuda en España es bajo en comparación con los otros tres países. Las empresas de los sectores más afectados por la epidemia representan solo el 20-40% de los ingresos perdidos, hasta el 20-60% en Italia y hasta el 100% para las pequeñas empresas en Francia. La tasa de compensación puede llegar al 90% en Alemania.

Sin embargo, España es el único país que ofrece al menos 4 4.000 en beneficios a todas las empresas elegibles. Esto es especialmente beneficioso para las pequeñas empresas. En Francia, por su parte, las empresas con más del 50% de ingresos caen y las empresas que no se ven afectadas por restricciones operativas o forman parte de sectores prioritarios (como los hoteles) pueden beneficiarse globalmente. 1.500 euros.

Gasto y ejecución presupuestaria

El costo estimado de las operaciones refleja las características de los proyectos más generosamente diseñados en Alemania y Francia, como se describió anteriormente. Además, en el caso de Francia, no se ha fijado ningún límite presupuestario porque la ayuda se considera parte de los estabilizadores automatizados. Entonces, el costo total fluctuará dependiendo de la asignación de asistencia.

Por último, la gestión de las operaciones varía considerablemente entre países. En Francia e Italia, las solicitudes se realizan directamente desde el sitio web de la oficina de impuestos, que es responsable de brindar asistencia. En Alemania y España es implementado por las administraciones autonómicas, en el caso de España, tras la convocatoria de cada una de las comunidades autónomas.

READ  Los primeros holandeses fueron vacunados en un hospital español

Finalmente, en conclusión, para España, la principal objeción a las ayudas directas es que el embargo llegó varios meses más tarde que los otros tres países. Además, su protección es relativamente baja porque solo se aplica a las zonas más afectadas por la epidemia. Pero el principal peligro es que la implementación es más complicada que en otros países, lo que retrasará significativamente la llegada de la ayuda. Además, puede generar retos de gestión y crear desigualdades entre distintas comunidades autónomas.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Info Paysandu | Portal Digital